Nosotros - PABLO Y ESTEBAN

CENTRO ESPIRITA PABLO Y ESTEBAN
El Vendrell - Tarragona
Vaya al Contenido

Nosotros

De la experiencia del grupo espírita  Fraternidad Humana de Tarrasa, fundada por el inolvidable Miguel Vives en 1871, y de las nuevas generaciones de espíritas formadas en el Centro Espírita Manuel y Divaldo  de Reus, nos reunimos para formar este nuevo grupo donde se unen la experiencia y la fuerza de las convicciones, las bases de la doctrina y las necesidades del autoconocimiento, el pasado como herencia a compartir y el futuro como tesoro a conquistar. Somos Ramón, María y Jesús. De momento.

¿Por qué Pablo y Esteban? Os podéis preguntar al conocer el nombre.

Un poco porque estos dos personajes representan el inicio del cristianismo más allá de las fronteras de Israel, uno es causa y el otro efecto, unidos por el amor incondicional de un tercer personaje: Abigail, hermana de Esteban. Es un libro de Francisco Cándido Xavier que transmite una fuerza y un coraje apostólico increíble, en unos tiempos en que eran necesarios grandes sacrificios y renuncias para vencer la inercia cultural cruel y esclavista del imperio romano, una época en la que bondad, consuelo, misericordia, ayuda desinteresada, eran vocablos desconocidos, por no hablar de amor fraternal.

No ocurre lo mismo ahora, aunque ahora estamos cegados por la abundancia material y la esclavitud de los sentidos, inmersos en una sociedad consumista y sensual, donde los valores espirituales no son valorados. Estamos necesitados de espiritualismo.

Pero parece que algo se mueve en la conciencia de las personas, que cada vez buscan más el equilibrio entre las necesidades materiales y las espirituales. Eso es algo que el Espiritismo nos puede aportar, porque nos ayuda en el  camino del autoconocimiento, algo de lo que los antiguos griegos ya nos hablaban, y lo hace de la mano de terapias propias, alguna de ellas ya utilizadas por los cristianos de los primeros tiempos, y son la esencia del Evangelio con Jesucristo.

Las terapias propuestas por el Espiritismo son: el estudio del Evangelio y su comprensión profunda,  porque la lectura de los escritos contienen mensajes que son muy útiles en nuestro día a día y son un bálsamo para nuestros dolores  y sufrimientos; los pases fluídicos,  realizados por la imposición de manos con el deseo profundo de ayudar y curar; y la oración, lenguaje universal de comunicación con el Creador, emoción y sentimiento en estado puro que se puede realizar como súplica, como alabanza o como acción de gracias.

Para todo esto nos reunimos en casa de Ramón y María, amigos que conocí y a los que me uno para seguir con nuestro aprendizaje, porque después de más de veinte años de conocer el Espiritismo aún tenemos muchas cosas que aprender y compartir.

Jesús Valle
Regreso al contenido